A finales de 2014 decidí comenzar de manera seria y digital un diario. Han pasado más 5 años y hoy quiero compartir el significado y la experiencia que tiene, para mi, la acción de crear un diario personal y depositar en el todas las experiencias, vivencias y lo que se quiera colocar en esas páginas en blanco que tienen un objetivo: ser tuyas y a medida.

Quisiera comenzar mencionando que la idea de un diario siempre me ha gustado. He sentido comodidad con su concepto que para mi es simple:

Se trata de un espacio para escribir de forma periódica las vivencias personales o profesionales de manera abierta y con la mayor honestidad posible que uno sea capaz de proyectar.

El sentido de esta entrada está enfocado en describir mi experiencia desde el momento que decidí hacer mi diario. En el año 2014 comencé con una idea en la mente, hacer un espacio y tomar al menos 10 minutos del día para escribir. ¿Qué escribiría? Lo definí así:

• Sentimientos.

• Experiencias.

• Agradecer cualquier cosa que tuviese un significado.

• Cualquier aprendizaje o lección relevante.

El enfoque de un diario lo vi como una manera inmediata, rápida y eficaz de expresar (me) con palabras que tuviesen valor y sentido para mi. Y su vez fuesen una válvula de escape de la cotidianidad, de las presiones y situaciones que siempre marcan el día.

Lo hice en digital por su versatilidad y portabilidad pero puede ser en papel si así te sientes más a gusto eso dependerá de cada persona. Ya conversaremos de la aplicación que uso y cuales he probado (eso será en otra ocasión) de momento lo que deseo transmitir después de está breve introducción que está centrado en haber adquirido el buen hábito de escribir un diario. Y recomendar la adopción de esta sana cultura.

Cuando comencé el hábito de colocar la vida en esas paginas era difícil, enredado y sentir que abría mis sentimientos, es decir “desnudaba la mente” (siento que esa es la razón de un diario) para sacar todo de adentro y plasmar en palabras que luego permitirían mirar en perspectiva, sin edición y comprender de una forma más equilibrada que hay en la vida. Era todo un reto, un camino y experiencia.

Y la cuestión principal que comprendí es que un diario se trata de poder reflexionar contigo después de haber contado algo (lo que sea) y entender que sientes y como lo sientes.

Hacer un diario ha permitido que cualquier comentario, evento, experiencia o reflexión este a mi disposición siempre porque tengo un espacio dedicado. La puerta a mis páginas en blanco, a mi banco de reflexiones y experiencias, eso es lo que significa tener un diario.

El sentido de hacer esto pasa por colocar sobre la mesa la accesibilidad absoluta de tener un lugar muy especial personal e intimo y lo más valioso está en como te acerca a nivel interno un diario. Con esto he de decir que un diario permitió de forma directa contar como estaba sintiendo el mundo, mi mundo.

El diario que llevo es digital. Las razones para hacerlo son principalmente por mi estilo de vida y hábitos, me siento muy bien apoyándome en la tecnología para hacer cosas que tengan un impacto positivo en la salud.

Además en los tiempos actuales donde lo digital ha conquistado mucho terreno que mejor lugar para un diario que el smartphone, tablet, ordenador y smartwatch. Pienso que con esas posibilidades el rango de uso aumenta y al incrementar el tiempo que dediques a escribir que sientes o que te ha pasado se traduce en beneficio y su vez sentirás mayor satisfacción.

Imagen de ruxipen.com en Unplash

Debo comentar que la experiencia de un diario virtual sirve para salvaguardar dos preocupaciones frecuentes que tenía frente al diario en papel tradicional:

• La seguridad y privacidad de su contenido.

• Es infinito. Un diario digital no tiene un fin.

Son dos aspectos que ofrecen comodidad y hacen sentir seguridad. Con respecto a la seguridad:

• Se puede bloquear la aplicación de tal manera que si alguien usa tu equipo el mismo no este abierto a ser leído.

• Y si la preocupación es informática, al menos la aplicación que yo uso permite encriptar la información.

Regresando a los beneficios de tener un diario en papel o en digital están comprobados, hay numerosos estudios e investigaciones que afirman sus posibilidades infinitas para generar bienestar interno. Si buscas en internet hay cientos de artículos que ofrecen razones y argumentos para justificar un diario personal. Y ojo, no estoy diciendo que un diario vaya a curarte si estás deprimido, enfermo o con alguna aflicción, solo afirmo que un diario ayuda a que puedas conocer mejor el mundo interior, tu mundo interno.

Desde mi acera puedo decirte que funciona. Me siento cómodo, feliz y siempre dispuesto a pasar por mi diario y desgranar las diferentes cosas que me pasan en la vida.

De hecho describir eventos en mi diario me ha servido para reflexionar, tomar decisiones, evaluar situaciones que en principio no entendía y en especial para conocer mejor mi forma de pensar, reflexionar y sentir.

Parece obvio que el sentido del diario sea descubrir lo que hay dentro de ti, te confirmo que en efecto si abres la mente a un diario este es capaz de calar en lo más profundo de cada uno y ofrecer un sin fin de aristas o posibilidades que permiten un mejor manejo interno de emociones y sentimientos.

Mentir siempre es opcional y complicado. Decir la verdad es simple.

Mentir siempre es opcional y complicado. Decir la verdad es simple.